jueves, diciembre 16, 2004

Un despertar diferente

Ese día se levantó dejando a su mente todavía acostada en la confortable cama. Caminó al baño y sus pasos se quedaban rezagados detrás de ella. Mientras se lavaba los dientes, observó su rostro frente al espejo y se dio cuenta que no era el mismo de siempre, algo nuevo tenía, o peor aún, algo faltaba.
Con la boca espumosa por la pasta se detuvo, el agua salía a chorros del grifo sin cerrar, su mano izquierda estaba posada en la llave, inmóvil. Vio sus ojos, seguían ahí; su nariz también; su boca y sus orejas se encontraban exactamente en el mismo lugar. Su cabello, que había teñido de caoba el día anterior se encontraba como todas las mañanas, despeinado y desarreglado.
¿Qué faltaba? se preguntaba Verónica.
Siguió con su rutina y a las 8y30am salió de su casa, rumbo al trabajo. Su ser se encargó de cerrar con llave las dos puertas ya que ella se apresuró a coger el carro. Llegó a la oficina tan apresurada que casi se golpea contra su colega, pero pudo esquivarla justo a tiempo. Sin embargo cuando se disculpó ella no le contestó y siguió caminando. "Ha de estar contra el tiempo" pensó para sí misma.
Se ubicó en su cubículo y se extrañó al no ver la cantidad usual de papeles encima de su escritorio de cosas por hacer, por revisar y por despachar. Recordó que era viernes, día de pastelillos en la cafetería, así que se levantó y se dirigió a la misma. Paró en el bebedero para tomar un poco de agua y fue ahí cuando se dio cuenta. Ya comprendió lo que le faltaba, al ver el tablón de noticias frente a ella. Porque no le faltaba alguna parte de su cuerpo, sino todo en su totalidad. Ya que había un cartel que rezaba "Que descanse en paz nuestra querida Verónica".

No hay comentarios.: